En la actualidad disponemos de tratamientos para la corrección del crecimiento de los maxilares desde la niñez y para el alineamiento de los dientes a cualquier edad, siempre que gocemos de una buena salud oral.

En principio, si tenemos los dientes mal posicionados, nuestra preocupación puede que sea porque nuestra estética esté afectada. Pero sin restar importancia a la estética, tenemos que saber que un mal posicionamiento dental puede influir en el desarrollo y crecimiento del niño, problemas en la masticación, problemas en la articulación de la mandíbula y una mayor retención de la placa bacteriana, incrementando la posibilidad de aparición de caries y enfermedades de las encías.

Es muy importante hacerse revisiones orales desde niños, para localizar precozmente si existe algún factor que pueda dar lugar a mal formaciones durante el crecimiento, más dificultosas de tratar en el adulto.

La Ortopedia nos ayuda a la corrección del crecimiento de nuestros maxilares, y suele realizarse con aparatos removibles.

La Ortodoncia nos corrige los problemas de mal posición dentaria, y se puede tratar con aparatología fija convencional (brackets) o con alineadores invisibles (Invisalgin).El contacto que tienen los dientes al cerrar la boca se denomina “oclusión”, y así encontraremos personas que tengan una correcta oclusión y otros en los que está indicado el tratamiento, para su rectificación.